Turismo de bienestar: Una fusión entre salud y experiencias

Para compartir!

A raíz de la pandemia del covid-19, el cuidado de la salud, tanto física como mental, ha comenzado a encabezar las listas de prioridades de muchas personas interesadas en vivir experiencias que les hagan conectar con su ser y reducir los niveles de estrés.

“¡Quiero vivir ahora!”, así le expresó un cliente a Nathalie García, directora de la agencia de viajes DrWanderlust, al momento de contactarla para programar una excursión.

La ejecutiva destaca cómo el período de confinamiento hizo que las personas sintieran la necesidad de dejar de postergar planes y comenzar a planificar sus aventuras. “Estos años nos enseñaron que la vida es ahora y que no sabes lo que podrá pasar mañana”.

Esto queda evidenciado en la encuesta realizada por Booking a más de 24,000 viajeros, de los cuales el 79% coincide en que viajar beneficia a su bienestar mental y emocional. Además, el 84% asegura que tener unas vacaciones planeadas tiene un impacto positivo en sus emociones.

El cambio de mentalidad y la búsqueda de salud harán que, de acuerdo con datos del Global Wellness Institute (GWI), el turismo de bienestar alcance los US$817,000 millones en 2022 y aumente a US$1.3 billones para 2025.

Cuando se habla de bienestar, el GWI explica que se refieren a “la búsqueda activa de actividades, opciones y estilos de vida que conducen a un estado de salud integral”. La organización señala que es multidimensional, porque incluye la parte física, mental, emocional, espiritual, social y ambiental.

“La ciencia ha demostrado que, para la estabilidad emocional, los factores principales son: buena alimentación, descanso, ejercicio físico, tomarse un respiro y rodearse de energías positivas”, afirma Angie Díaz, directora de Marketing y Ventas de Sanctuary Cap Cana by Playa Hotels & Resorts, quien precisa que la industria del bienestar cada año toma más importancia al momento de vacacionar, debido a que “las personas necesitan de este ingrediente extra en sus vidas y su público es cada vez más selecto y exigente”.

Este turista, según el GWI, invierte un 35% más que los tradicionales. “El estrés, un ritmo de vida acelerado y las preocupaciones cambian las preferencias de los viajeros”, puntualiza Díaz.

De acuerdo con la Encuesta de Consumidores de Viajes de Bienestar 2021, elaborada por la Asociación de Turismo de Bienestar (WTA), el 84% de los encuestados indicaron que participan en actividades recreativas cuando viajan y el 61% dijeron que están planeando unas vacaciones que integren experiencias.

La gerente de Ventas de Zoëtry Agua Punta Cana, Andrea Ramos, resalta la importancia de estas amenidades, “porque existe un nicho de mercado potencial y en desarrollo, que durante sus vacaciones busca tener este tipo de experiencias, enfocadas a su propio bienestar, con actividades que mejoren tanto su salud física como espiritual”.

Salud mental

La coach de bienestar Verónica Rosa asegura que el turismo juega un papel fundamental en lograr que el ser humano sea integral. “Cuando incluimos este tipo de actividades nos enriquecemos, porque conocemos más personas y ampliamos nuestra forma de ver la vida, cambia la percepción y ayuda a la estabilidad mental”.

El GWI apunta que el segmento de bienestar mental, es decir, actividades que incluyan meditación y círculos de sanación, tendrán un crecimiento anual del 10% hasta 2025, alcanzando los US$210,000 millones.
Sobre esto, la psicóloga Ginger Bejerano afirma que “el ocio es uno de los componentes principales para recuperar y mantener en equilibrio el bienestar psicológico”.

“Al ejercer una actividad recreativa, divertida o placentera se produce una hormona llamada serotonina, que es conocida como la hormona de la felicidad”, explica Bejerano, al señalar que “el contacto con la naturaleza y los viajes pueden ayudar a producir esta hormona”.

Por tal razón, cuando las personas están atravesando situaciones de estrés, depresión y ansiedad se les recomienda visitar sitios donde estén expuestos al aire libre y sin aglomeraciones.

“El turismo sanó mi mente”, asegura Miosotis Batista, consultora de comunicación y gestión de proyectos ambientales, quien afirma que viajar le permitió enfrentar una situación “muy difícil”. “En ese momento, lo único que hizo que sanara, aparte de ir al psicólogo, fue irme al ‘monte’ y conectar con la naturaleza”.

“Uno puede sanarse teniendo el contacto con el entorno. Es maravilloso sentarse en una playa y escuchar el sonido de las olas o caminar por un bosque y escuchar el sonido de las aves”, garantiza Batista.

Atractivos

“A través de los viajes podemos encontrar un equilibrio perfecto para nuestro bienestar psicológico. Es importante que lo hagamos y lo adoptemos como un estilo de vida. No deben ser salidas o rutas de mucha inversión. Aquí lo importante es la desconexión de una rutina”, precisa Bejerano.

La infinidad de atractivos turísticos que tiene República Dominicana invitan a las personas a relajarse, divertirse y a conectar de forma física y espiritual. Para el país, el turismo de bienestar representa una oportunidad para diversificar su oferta turística, especialmente en la promoción internacional, que atraiga a un turista más selecto.

El Ministerio de Turismo señala que el 25% del territorio nacional está compuesto por áreas protegidas, a las cuales se puede acceder de forma fácil. Además, el país cuenta con 29 parques nacionales, cinco sistemas montañosos y más de 200 playas.
El turismo de bienestar incluye una serie de actividades que van desde un spa en hoteles todo incluido hasta viajes al Pico Duarte. La oferta dominicana es variada y está supliendo las necesidades de los turistas que buscan conectar, además de con su ser, con el medioambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *