Capacitación e inversión: claves para el turismo poscovid

Para compartir!

La importancia del talento humano para la competitividad de los destinos del Caribe toma relevancia después de la pandemia covid-19, debido al cambio de modelo de viajes, al pasar de la estadía en un hotel todo incluido a excursiones amigables con el medio ambiente.

Así lo entienden representantes de la industria turística, quienes explicaron durante la celebración de la Cumbre de Sostenibilidad e Inversión del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), que la capacitación del talento humano representa un factor diferenciador que podría convertirse en una ventaja competitiva en los destinos.

El presidente de WTTC, Arnold Donal, afirmó que los gobiernos aliados con las empresas deben invertir en el capital humano. “El apoyo al talento de los jóvenes y la inversión en su desarrollo profesional es clave a la hora de fomentar la competitividad del sector”, explicó.

Estas acciones crean una industria sostenible, un futuro inclusivo y sustentable para la sociedad caribeña, dijo. Ante este reto, el sector turístico tiene el reto de educar a la fuerza laboral sobre las nuevas tendencias de los mercados para el ocio. El turismo es responsable de uno de cada 10 puestos de trabajo en el ámbito global; esto significa que posee un potencial para la creación de empleos, dinamizar la economía de los países de la región y atraer inversiones extranjeras, ya que incide en la exportación de bienes y servicios.

Para el fundador del Grupo Puntacana, Frank Rainieri, con la capacitación de los actores partícipes de la cadena se permite un crecimiento sustentable en las naciones. “Si brindamos mejores salarios a nuestra gente no habrá fuga de talentos a otros países, y ellos serán los que aportarán nuevas ideas y conocimientos novedosos al desarrollo del turismo”, aseguró el empresario dominicano.

Dijo que una alianza público-privada crearía programas nacionales y regionales, acordes a las necesidades del mercado, para que la fuerza laboral sea capacitada en sostenibilidad y las nuevas tendencias del consumidor, a fin de que sean protectores del medio ambiente mientras brindan educación ecológica durante las vacaciones del viajero.

El empresario afirma que educar es sinónimo de crecimiento económico, ya que la enseñanza es primordial para el desarrollo de un pueblo.

Desafíos

El primer obstáculo hacia una vida sostenible son las barreras de exclusión de las personas. Así lo entiende la extesorera de Estados Unidos, Rosario Marín, quien explica que las autoridades gubernamentales deben proveer los recursos necesarios para beneficiar al talento humano de la cadena turística.

“Debemos romper las barreras e incluir a todos los actores partícipes del sector, esto significa desde los pequeños negocios hasta los suplidores, porque es una industria que requiere que todos vayan acorde al nuevo paradigma, la sostenibilidad”, explica.

Para que exista un turismo sostenible, se deben incluir a las comunidades aledañas a los puntos turísticos de una nación. La vicepresidente senior de WTCC, Maribel Rodríguez, opina que los ciudadanos deben estar en el centro de la cadena de bienes y servicios.

“Involucrar a la comunidad es tener un desarrollo sostenible, ya que se crean destinos más resilientes, sustentables y es la gente que promociona adecuadamente sus pueblos a través de su cultura y experiencias de turismo comunitario”, comentó.

Sugiere la implementación de un programa educativo que vaya acorde al cuidado del medioambiente a través de la diversión del turista y la concientización sobre la huella ecológica.

Inversión

En 2020, cuando las fronteras cerraron, los viajes internacionales se paralizaron. El sector de viajes y turismo registró la pérdida de 62 millones de puestos de trabajo y su contribución al producto interno bruto (PIB) registró una pérdida promedio de US$4.9 billones.

Según la WTCC, la inversión de capital en el sector cayó un 25% durante la pandemia, al pasar de US$1.1 billón en 2019 a US$805,000 millones en 2020.

Los empresarios muestran optimismo, ya que estiman un “fuerte crecimiento en la inversión” de viajes y turismo durante la próxima década. Sin embargo, el organismo mundial de turismo advierte que para lograr esto, los gobiernos de la región deben crear un entorno propicio favorable.

La directora ejecutiva de WTCC, Julia Simpson, explica que la inversión hotelera es clave para la recuperación y crecimiento de la industria, sin embargo, los destinos deben tener un compromiso claro y adoptar un enfoque holístico para volverse resilientes y competitivos.

“A medida que nos recuperamos del covid-19, las inversiones no solo deben beneficiar a los destinos económicamente, sino, lo social y ambientalmente”, aseveró la ejecutiva.

Además, para atraer más inversión de capital extranjero, las autoridades regionales deben mantener la estabilidad política y la liquidez, consideradas esenciales para la inversión, incentivos fiscales favorables y seguridad y protección al empresariado.

El turismo demuestra su potencial global a la vez que su resiliencia ante problemáticas como el covid-19 que marcó un antes y un después en la forma de brindar los servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *